[Reseña]: Enseñar hoy

¿Qué es “Enseñar hoy” en un escenario tan complejo y cambiante? La autora comienza por caracterizar este contexto señalando que: “A partir de los cambios sociales, culturales y los avances tecnológicos acontecidos en la fase actual de la modernidad, por no hablar de la metamorfosis más reciente provocada por el contexto de pandemia, se han complejizado las demandas a la escuela.” (p.59). Desde este punto de partida, Andrea Alliaud pretende ofrecer algunas pistas de lo que es ser un formador en el siglo XXI, proponiendo que lo necesario es volver sobre nuestras prácticas docentes y no ser repetidores, sino creadores dentro del quehacer pedagógico: “Inventores, artesanos  en su oficio, que irán aprendiendo y mejorando  en lo que hacen a medida que lo realicen y se realicen al hacerlo” (p.18)

A lo largo del libro, que también podría llamarse el oficio de enseñar hoy, describe y entrega cuatro claves para responder a la pregunta que abre su obra. La primera es que ser docente es un oficio, como la de un artesano que va construyendo una obra paso a paso: “El docente enseña. Y la enseñanza constituye el corazón de nuestro oficio, lo que le da vida” (p.23) y es uno que se da con un fuerte compromiso emocional. Se enseña lo que se ama y este amor genera un contagio en quien quiere aprender. Factor relevante ante la cultura juvenil actual que según la autora “se caracteriza por una indiferencia radical hacia la escuela. Una escuela rígida, inmovilizada en estructuras permanentes, opuesta a las corrientes fluidas, al movimiento y ligereza propia del mundo en que suelen moverse los nativos de la sociedad digital” (p.74). En este sentido señala un segundo elemento esencial en el oficio de enseñar: tratar a los jóvenes de manera más horizontal, más igualitaria. El docente dejó de tener el poder exclusivo en el aula y hoy requiere que escuche e identifique las necesidades, motivaciones, preocupaciones y características de sus estudiantes de manera de hacer una enseñanza efectiva. Enseñar hoy es crear, producir saber, emprender una aventura, reconocer, respetar y colaborar. 

Un tercer componente de este oficio de artesano es la forma de trabajo de los maestros y maestras que “mejoraría si la concibiéramos y practicáramos superando los límites de la individualidad.” (p.93). Se trata de pensar y hacer una escuela colaborativamente, enfatiza Alliaud, generando una cultura institucional que propicie una formación continua pero como comunidad de aprendizaje: “El trabajo desubjetivizado, parcelado, instrumentalizado, rutinizado, mecanizado, sin sujeto, al que nos expone la contemporaneidad, promueve impotencia, melancolía, sometimiento y docilidad” (P.178). Es en las redes colaborativas donde se afianza este trabajo de enseñar, bajo la premisa de construir propuestas pedagógicas realizadas de manera colectiva y solidaria que den respuesta a los desafíos que emergen cotidianamente en la escuela y en el aula. 

Un último apunte que se puede señalar sobre esta obra es que la labor docente como un oficio, que requiere paciencia, sistematicidad,  motivación y tenacidad, tiene trascendencia más allá de lo que suponemos regularmente: “Porque esta  trascendencia se juega en un acto, en un gesto entre las paredes de un aula (real o virtual), de una institución” (p.179) y Alliaud refuerza este pensamiento tomando una frase de Massimo Recalcati que dice: *Todos sabemos: una hora de  clase puede cambiar una vida, dar al destino otra dirección, consagrar para siempre lo que sólo estaba débilmente esbozado* 

“Enseñar hoy” es una obra para los y las docentes que están en formación, aquellos que ya viven su oficio en las aulas virtuales o presenciales o en modo híbrido, aquellos que aman enseñar pese a que hay días en que dan ganas de no asistir a la escuela pero aún así la voluntad nos levanta y nos lleva, porque sabemos que “Elegimos un oficio que se juega en espacios pequeños (las instituciones, las aulas o cualquier otro espacio en que se realice) pero que nos conecta con la potencialidad formadora y  transformadora.” (p. 179). Un libro para los enamorados y los que se están por enamorar de la educación.

“Apuntes y frases Enseñar hoy. Apuntes para la formación

Título: Enseñar hoy. Apuntes para la formación

Autor: Andrea Alliaud

Editor: Paidós Educación

Año:    Agosto 2021 

País:    Buenos Aires, Argentina

Número de páginas: 188

Una respuesta a “[Reseña]: Enseñar hoy”

  1. Avatar de Claudio Donaire
    Claudio Donaire

    Para cada uno de nosotros, el escenario aludido ni es ni tan complejo ni tan cambiante, porque para que exista nos tienen que juntar a todos en una entelequia que termina estando vacía: clásico. Y muchos se valen de ese artilugio, manipulando la temporalidad de los fenómenos haciendo una reducción fenomenológica de la que muchos no saben… Para ahondar en esto, en la vida simple y humana de cada uno, solo tenemos acceso a unos pocos datos de la convivencia comprensiva y el problema se nos viene cuando no logramos entender por qué se nos amontona, cuando las individualidades son deformadas y desaparecidas en el tumulto. Estamos tan acostumbrados a ser desparecidos que ya no nos damos cuenta que existimos.
    Entonces a lo que sucede en las escuelas se le llama educación…, ¿se han dado cuenta? Entonces también vale la pena preguntarse: ¿cómo es que se llega a complejizarse tanto lo que hoy tiene que hacer la escuela? Teniendo una vida dedicado a “investigar profesionalmente la profesión de profesor…”(¿), he llegado a una simple hipótesis que se explica a sí misma en el largo proceso del desaparecimiento forzado del individuo: dividiéndolo en partes y no pudiendo juntarlas nunca más en su largo y aún penoso proceso de crecimiento y desarrollo escolarizado; y aunque sigue siendo humano, ya en la sociedad aparece carenciado. Lo que quiero afirmar es que la escuela dedicada a sus alumnos, esos que diariamente salen enteros de nuestras casas, al llegar a la escuela son literalmente despedazados y falseados. Ahora, ¿cómo es que eso llega a ocurrir?
    Por eso la enseñanza escolar no es solamente un oficio. A esta altura ya debiera ser una profesión consolidada con pedagogía propia; pero mientras no sepamos lo que nos están haciendo hacer con nuestros alumnos, jamás haremos una enseñanza profesional efectiva. La enseñanza escolar dedicada NO es un “oficio de artesano”, aunque nazca de una pedagogía asistida. La tesis de la pedagogía asistida es una gran fuente de investigación profesional para el profesorado y en esta tradición no se ha encontrado la formación transformadora que soñaba Paulo Freire.
    El secreto parece estar en deconstruir la pedagogía que eligió dividir a nuestros hijos y evitarlos como individuos (in=no, dividuus=divisible), para convertirlos en seres puramente sociales (?)
    ¿Podemos soñar con una pedagogía propia para la escuela? Cuando Deleuze afirmó que la filosofía estaba en las profesiones (en ese caso de los cineastas, habría dicho “ …¿donde voy a conversar de cine sino con quienes se dedican a hacerlo?) ¿Podemos soñar, entonces, con una pedagogía escolar para nuestros alumnos de hoy?… decir que son los del futuro también es una deformación de nuestra realidad.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: