[Reseña]: Decididas: Amor, sexo y dinero

Decididas: Amor, sexo y dinero es el nuevo libro de María Florencia Freijo, autora de (Ma)Educadas y Solas, aun acompañadas. Éste se puede leer de manera independiente a los otros o puede servir de complemento, pero es importante considerar que, al ser un ensayo posterior a sus otras publicaciones, la autora ha seguido profundizando en su línea de pensamiento y sumado nuevos estudios. 

En este nuevo ensayo la autora enfatiza en los conocimientos que recoge de la neurociencia, la psicología y la sociología, esto porque cuando se habla de feminismo una respuesta recurrente es que ya todo está solucionado y que prácticamente quienes lo defienden lo hacen desde la intuición, por ello, como una herramienta en su argumentación la autora se basa en cifras y estudios, lo cuales demuestran que si bien es innegable el avance hay mucho más pendiente de lo que creemos.

El libro se divide en tres ejes que están ligados y que tienen que ver con la autonomía de la mujer: el dinero, el amor y el sexo.

“Básicamente todas las decisiones que tomamos están determinadas por los distintos sesgos que construimos” (p. 57). Hay que comprender que los sesgos no son malos per se, sino que son atajos que nos permiten tomar decisiones más fácilmente (no necesitamos pensar porqué es perjudicial exponernos al peligro cuando cae agua caliente), el problema es cuando se refieren a situaciones de la sociedad y la cultura, dimensiones complejas y en donde los sesgos se vuelven peligrosos ya que distorsionan la realidad y limitan su comprensión (Cf. 58-59). La obra está llena de ejemplos explicados, pero en esta reseña no nos detendremos en ellos para poder avanzar. Estos sesgos son relevantes porque al no cuestionarlos, nos llevan a tomar decisiones que creemos muchas veces objetivas, pero donde la discriminación de género sigue vigente. 

            Destacamos la investigación llevada a cabo en 2021 por Corinne Moss-Racusin de la Universidad de Yale sobre sexismo en elecciones laborales y sucedió lo que llamó el efecto Jennifer y John, para este experimento se le pidió a 127 científicos prestigiosos -63 hombres y 64 mujeres- de biología, química y física que evaluaran currículos para el puesto de ayudante de jefe o jefa de laboratorio, se les solicitó que además, de modo secreto, aplicaran 3 criterios. Los CVS presentados eran sumamente parecidos, 22 años de experiencia, buena trayectoria académica y recomendaciones, la única diferencia es que unos eran de John y otros de Jennifer. En todos los casos Jennifer salió peor evaluada que John y se le ofreció un sueldo más bajo, lo que la investigadora quería ver era si esto se producía en un espacio objetivo, en el que los científicos también se consideraban así. En este sentido, las mujeres seguimos siendo más mal pagadas que los hombres y accedemos a puestos más bajos sin que tenga relación nuestra experiencia, sino que es un sesgo y estos se aplican sin importar el género porque son creencias que no cuestionamos porque pensamos que no existen (cf. P. 73-75).

            Debido a este tema, las mujeres suelen acceder a menos trabajos y por menos sueldo, lo que se traduce en menor autonomía económica, peor aún si es en países donde la discriminación es mayor como en Latinoamérica. Si esta situación ya es deprimente, en el caso de que una mujer se enamore y decida emparejarse tiene un costo mayor. Culturalmente, el gran éxito de las mujeres es el amor. Históricamente se ha construido que el amor de la mujer es gratuito y desinteresado, por ello, todo lo que realice debe serlo y eso incluye la sobrecarga de las tareas domésticas, debido a estas las mujeres muchas veces no pueden dedicar horas extras al trabajo versus sus parejas que, al verse aliviadas de esa carga, pueden dedicar más horas. Esto significara a la larga que tendrá más posibilidades de avanzar en su carrera laboral mientras ellas no, lo que se traduce en aún una mayor ganancia económica para ellos, la cual nunca se ve compensada para las mujeres, pues su trabajo es “entrega”. Por otro lado, muchas mujeres renuncian a sus carreras una vez comience la crianza o disminuyen su jornada, esto las hace ser mucho más dependientes y es por ello que muchas veces no pueden separarse aunque exista violencia. Por otro lado, en las separaciones ellas “deben” hacerse cargo de los niños económicamente (y recordemos que ganan menos), pero también están sobrecargadas respecto al tiempo que deben dedicarles. Por otro lado, las pensiones muchas veces no son pagadas ni los padres se hacen cargo del cuidado de los niños, tampoco el sistema judicial ayuda a las mujeres, lo cual quedó en evidencia durante el confinamiento. Lo anterior empobrece a la mujer y deja al hombre con más tiempo y pudiendo hacer carrera sin siquiera hacerse cargo de sus hijos lo cual es sumamente injusto, ¿cierto? Y si una madre no hace caso o exige pensión, muchas veces se le acusa de mantenida o vividora, cuando es completamente al revés. Incluso si el padre paga la pensión que es un mínimo, la madre está sobrecargada de trabajo, además que las pensiones por lo general no son la mitad de los gastos de los niños sino muchísimo menos y recordemos que si consideramos que proporcionalmente las mujeres ganan menos, también sería un desmedro suponer que ella pone la mitad, ¡uff! Lo peor es que la situación empeoró en pandemia, pues los puestos de los hombres que se perdieron ya se recuperaron después del confinamiento, pero los de las mujeres no…

            Urge darnos cuenta de esta verdad incómoda y actuar. Dejar de decir que las mujeres pueden hacer todo, cuando en el fondo es una manera de exigir trabajo de cuidados gratis, de esta manera urge establecer medidas compensatorias y comprender. El primer paso es entender y asumir, aunque sea doloroso. Este libro, sin duda, es lectura obligatoria.

Una respuesta a “[Reseña]: Decididas: Amor, sexo y dinero”

  1. […] en un mundo gobernado por hombres y está afirmación no es casual (si leyeron nuestra reseña de Decididas entenderán más a que nos referimos), puesto que se decidió a ser filósofa que es un mundo […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: