[Reseña]: Siente lo que comes

¿Hay alguna relación entre lo que comemos y sentimos? Si bien podría parecernos, a priori, una premisa un poco extraña tiene mucho sentido. Estamos en una época de la especialización, de la cual la medicina no ha estado exenta. Esto tiene grandes ventajas, pero a la vez desventajas. Quizás la mayor desventaja sea olvidar que el cuerpo-mente es una totalidad.

            En “Siente lo que comes”, la autora Amanda Rodríguez-Urrutia, hace un libro ensayo donde comienza explicándonos la importancia de la microbiota, que es “el conjunto de microorganismos que viven en el intestino” (p.18) y que también conocemos como flora intestinal y que son bacterias que habitan en nuestro cuerpo y cuya función central es la digestión, pero no es la única. Lo importante es que estas pueden variar de acuerdo a lo que comemos, por lo que necesitamos tener una microbiota sana que pueda cumplir sus funciones de manera adecuada. Ésta se relaciona directamente con el cerebro e influye en él, por lo que, por ejemplo, se ha comenzado a estudiar su relación con enfermedades como la depresión.

            Una de las ventajas de este conjunto de bacterias (la microbiota) es que, si está dañada no es para siempre. Tener un conjunto sano dependerá de cómo nos alimentemos porque lo que comemos “lo ingieren también los miles de microorganismos que habitan en nuestro intestino lo que les permite llevar a cabo sus funciones.” (p.19). Una microbiota desregulada alterara también el sistema nervioso, lo que dará origen a problemas en otros sistemas. Si bien hay factores más a corto plazo, comprendiendo que hay alimentos que generan bienestar y otros que no, hay que entender que esto podría ser mucho más profundo que una indigestión.

            La autora nos explicará cómo es y cómo funciona la microbiota, así como consejos para mantenerla equilibrada, esto es sin duda, lo más valioso del libro. Asimismo, no es necesario tomar los suplementos o vitaminas más caras, lo importante es comer variado y escuchar al cuerpo. En este sentido, también dedica buena parte del libro a hablar de la responsabilidad del sistema de salud y el rol de los médicos. Esto es relevante porque explica que las personas debemos tener un rol más activo en nuestra salud, pero también es importante encontrar un médico humano que se comprometa con el paciente y su salud. La autora entiende que esto es súper difícil, pero entiende que la salud es un lugar por el que deben transitar juntos, ciertos cambios en la alimentación deben ser consultados con tu médico, pero sin duda, lo fundamental es que como personas preocupadas de nuestra salud escuchemos nuestro cuerpo porque somos nosotros lo que podemos darnos cuenta de si cierto alimento nos hace bien o no.

            Para terminar “Siente lo que comes” es un libro donde podremos comprender la importancia de la microbiota y su relación con el sistema nervioso. Te dejamos la siguiente reflexión: “Que lo que comes se conecta con tus neuronas, y con tu alegría o tu tristeza, y que eso se conecta a su vez con como vives” (p. 231).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: